Ruranza
...un paraiso a tu alcance.

En la huella indeleble que dejó el tiempo,
a través de paseos entre encinas y abetos,
cruzando el valle
en el que mis pasos siguen la ruta,
donde la claridad refresca mi semblante,
hay una gran casa al dar la vuelta a la colina,
donde se que tengo que volver ahí algún día.

Un paso hacia el presente convierte estos espacios en la expresión de su entorno: comodidad envuelta en belleza.
Este pequeño valle lleno de recuerdos acoge a nuestros huéspedes con cariño y dedicación, ofreciéndoles todo cuanto tiene.
Una naturaleza fuerte y abierta que descubre en sus bosques y valles la esencia de Jaén. Lugares para disfrutar del aire libre, de excursiones al anochecer, de los ríos, de la tranquilidad para caminar entre paisajes de montaña, nacidos entre piedra, encinas y sol.